15 octubre 2007

Presentando el blog

MI hija Constanza tiene nueve años. Cuando llegamos a Australia tenía cinco y medio. Hablaba muy bien el español, y desde los tres había tomado clases particulares de inglés con su amiga Nati (una vez en casa, una vez en la casa de ella). También a partir de los cuatro años fue a un colegio judío pero bilingue en inglés, en el cual las "teachers" no les hablaban en castellano a los chicos ni que se estuviera incendiando el cole (dios no lo permita, tuf tuf tuf). Así Constanza llegó a Mebourne con el oído entrenado, la esponja lista para absorberlo todo. Y así fue: en un abrir y cerrar de ojos Coni (así le decimos y así lo escribimos, aún aquí en Australia, pero eso será tema de otro post, lo pongo en rojo para no olvidarme) aprehendió el inglés y fue dominarlo con tanta soltura que es envidiable.


Como sabíamos que esto pasaría -es decir, que nuestros hijos aprenderían el inglés con facilidad y lo mantendrían de por vida- toda nuestra artillería estuvo desde un principio puesta en mantener y mantener-les es español. Queda como anécdota familiar que cuando hicimos cambio de avión de Lan Chile a Qantas (en Auckland, Nueva Zelanda), y todo empezó a funcionar en inglés, Sergio (mi marido) propuso un "pacto familiar": en casa SIEMPRE SE HABLARÁ ESPAÑOL. Estábamos en el Aeropuerto de Auckland, pusimos todos las manos en el centro como antes de un partido de básket, y sellamos el pacto, que parecía tan fácil de cumplir que era hasta ridículo (¿A quién se le iba a ocurrir que a alguno de nosotros nos saldría otra cosa que no fuera en castellano?). Jeremías tenía un año y medio. Hablaba solo un puñado de palabras en español pero puso su manito diligente. Pese a nuestro natural descreimiento inicial aquel día en el Aeropuerto, poco tiempo pasó hasta que se empezaron a escuchar las primeras palabras en inglés en casa. Era principalmente al volver del colegio mientras nos intentaban contar lo que había pasado durante el día. Un número en inglés, una palabra (book, playground, period one) Y ahí nomás, cual guardias del paraíso, Sergio y yo les advertíamos, muchas veces a unísono: "castellaaaano". Era un tira y afloje constante. Más bien diría: un tira y tira. Nunca aflojábamos Sergio y yo, y tampoco lo hacemos hoy. Ante la menor invasión del inglés cuando hablan con nosotros les decimos "Castellano" y eso basta para hacerlos volver. Es increíble pero ahora que lo pienso lo tenemos que decir cada vez menos. Lo más difícil tal vez fue lograr que Coni y Jere (así le decimos y así lo escribimos, por ahora... pero eso será tema de otro post) hablaran entre ellos sólo en español. Testimonio de lo difícil que resulta es las muchas familias que emigraron como nosotros y cuyos hijos tal vez les hablan a los padres todavía en español, pero entre ellos lo hacen en inglés. Los nuestros no, pero déjenme decirles que para eso trabajamos duro. Y hasta podría decirse que fuimos y somos, en ese aspecto, terriblemente dictadores: En castellano, y punto. No les perdonamos una, ni cuando se dicen "idiot!!"."Idiota, se dice idiota!!!", les gritamos en perfecto español, olvidándonos de retarlos.

Creo que estamos haciendo un buen trabajo. Coni tiene ahora nueve, como dije, y su español es bellísimo... Jere cinco y medio y habla castellano de lo más lindo... Claro, ambos "cometen anécdotas" y eso es lo más jugoso, lo más lindo y lo que inspiró este blog. Bah - no solo ellos "cometen anécdotas", nosotros también! Y los argentinos o hispanoparlantes que están hace mucho también. Todo eso, todo ese hablar castellano en Melbourne, todo ese aferrarse a la lengua madre que a su vez nos atrapa y nos lanza, que se nos mete cada vez más adentro pero intenta desdibujarse, todo ese vivir en otro idioma es lo que será la carne de la empanada que será este blog. Así que... ¡buen provecho!






9 comentarios:

  1. Tía:
    vos siempre con estas ideas tan originales. Tu forma de escribir, tus ideas modernas y muchas cosas más yo te puedo asegurar que me encantan. Quiero que siempre sepas que estoy re orgullosa de que vos seas mi tía.Siempre me quise hacer una pagina web asi que dentro de poco te voy a sacar la idea como ya muchas otras veces.
    Quiero que sepas que te suuper amo y que este comentario trate de escribirtelo en un castellano BIEN castellano.
    Besos
    Chau
    Juli

    ResponderEliminar
  2. Hola:

    Felicitaciones Juli. Qué bien que escribís!!! Además me emocionaron mucho tus palabras hacia Daniela.

    Yo soy una de las tías de los chicos. La Tía Sonia. Quiero contar que con mi sobrina mayor Conita -esta es una de las formas en que yo la llamo- cada tanto chateamos y nos escribimos mails en castellano. Siempre y cuando la niña no esté ocupada :))

    Conita tenía cinco años y dos meses cuando partió con su familia a Australia. Fue durante un movilizante Julio..... Yo no podía creer que se iban, pero se iban.... y ya pasaron más de cuatro años. Me acuerdo de una sobrina tan chiquitita en el Aeropuerto pero a la vez tan fuerte.... Siempre la vi muy plantada, muy ella, muy personal.

    Estoy orgullosa de ser la tía de Coni por muchos motivos. Ella y sus padres saben el amor que siento por ella.

    Siempre me pregunté, y de vez en cuando le pregunto a su padre Sergio (mi hermano): ¿Cómo es posible que Constanza pueda escribir tan bien en español si se fue de la Argentina sin haber comenzado la primaria?
    Como tía babosa que soy, mi contundente respuesta suele ser: "Seguro que aprendió a escribir en español sola".

    Quisiera Daniela que me cuentes si aprendió a escribir sola en español o si ustedes le enseñaron.

    Besos para todos y seguramente nos encontraremos en el próximo post.

    La Tía Sonia

    ResponderEliminar
  3. hola a todos. vivir en otro idioma ?? todos vivimos de alguna forma. la cantidad de palabras que usamos, la tv. las peliculas, hoy el mundo va a un multiidioma. y en la vida profesional ?? saber idiomas es casi una obligacion. muy linda las anecdotas familiares. veo que el idioma es una forma de no olvidarse de todo lo que quedo en Argentina. te despido con un GOOD BYE, SEE YOU SOON.

    ResponderEliminar
  4. gaby1964@hotmail.com15 de octubre de 2007, 18:37

    Estimada Amiga virtual Daniela: Me emocioné al leer tu blog o como se escriba esa cosa en inglés con la cual no me voy a estresar en buscarle significado en Español. Como creo que la vida es más simple, lo denominaré "Diario de Vida de Daniela", porque eso es lo que nos compartes en tu bitácora: tus emociones, pensamientos y sentimientos. ¿Sabes? creo que se debe tener una tremenda capacidad de entregar amor a la pareja para hacer un cambio tan radical en la vida... A menos, que sean muchos los $ (que uno siempre debe poner en la balanza) pero aún así... creo que mejores expectativas NO justifican el cambio tan radical en la vida propia y de la familia, humildemente eso creo, desde mi perspectiva personal. Yo pienso que lo único que lo justifica es el amor y por eso te admiro, te respeto y te envío mi cariño.
    Me quiero detener en aquello que escribes sobre Coni de apRHENDER inglés, una de las acepciones dice "Tomar en la Memoria". Como se diría acá en Chile, sólo las mujeres podemos "retener"... una concepción casi sexista de lo que podemos hacer las mujeres, porque ese comentario está orientado a decir que las mujeres retenemos TODO... Retenemos desde las enseñanzas hasta las palabras de la pareja pasando por la retención de líquidos y otros desechos orgánicos y eso me gusta y desagrada. Me desagrada, porque es sexista, pero me gusta porque me da fuerzas ¿Quién sino nosotras podemos aprHENDER con esa capacidad? No caeré en comentarios sexistas feministas para descalificar ese comentario machista que se podría hacer en Chile y, no tengo dudas que, también en el extranjero... pero me parece sano considerar que retener es propio de nosotras. ¿Quién puede retener la fuerza y convicción de mantener la lengua madre a pesar de toda la constante invasión que significa vivir en un país donde el Primer Ministro, John Howard, le ha dicho a la población musulmana y con ello al mundo entero que “Hay una pequeña sección de la población islámica que no tiene voluntad de integrarse”.

    “Y he dicho, generalmente, que todos los inmigrantes … tienen que integrarse, y eso quiere decir hablar inglés lo antes posible, significa abrazar los valores australianos y significa también asegurarse que no importa cómo fuera la cultura del país del que puedan venir, Australia requiere que las mujeres sean tratadas justa y equitativamente y de la misma forma que los hombres.

    “Y si algunos inmigrantes que vienen a este país tienen una visión diferente, más les vale deshacerse de esa visión muy rápidamente.”

    Las penúltimas palabras de Howard me interpretar, en lo que dice relación con el respeto que Australia requiere que las mujeres sean tratadas justa y equitativamente y de la misma forma que los hombres, para nosotras eso es una perogrullada, pero el contenido de las palabras abarca más que el respeto a las mujeres, habla de integración en todo ámbito y eso fue dicho para todos los inmigrantes... No podemos dejar de considerar que "a donde fueres haz lo que vieres", porque sólo en el propio país no se es extranjero.
    Un cálido abrazo desde este confín del mundo.
    Ximena

    ResponderEliminar
  5. Es increíble que los chicos aprendan tan rápido y tan fácil otro idioma. Pensar que los que no tenemos un inglés tan fluído y queremos tenerlo cuando nos ponemos a estudiar de grande nos cuesta el triple.
    Esta muy bueno el blog y las ideas que pones. Te super felicito !!! Te extraña, tu amiga Kari (la que llevaba a pasear a Jere...)

    ResponderEliminar
  6. Dani:que bueno el blog
    vivir en otro idioma es una hermosa metafora.
    perdoname el egoismo como escribiste vos,pero me encantaron las sonrisas de los chicos ,en las fotos durante nuestra estadia en melbourne,ademas leer las anecdotas que contas en el blog es un volver a vivir cosas lindas y por que no
    esa cosita en el estomago durante la despedida en el aeropuerto
    espero ansiosa otros temas en el blog
    te quiero mucho

    Mama

    ResponderEliminar
  7. Dani:que bueno el blog
    vivir en otro idioma es una hermosa metafora.
    perdoname el egoismo como escribiste vos,pero me encantaron las sonrisas de los chicos ,en las fotos durante nuestra estadia en melbourne,ademas leer las anecdotas que contas en el blog es un volver a vivir cosas lindas y por que no
    esa cosita en el estomago durante la despedida en el aeropuerto
    espero ansiosa otros temas en el blog
    te quiero mucho

    Mama

    ResponderEliminar
  8. Sos "la Maitena" de los migrantes.

    Besotes

    Rosi

    ResponderEliminar
  9. ya quisiera yo poder hacer eso!.
    qué hago con mi marido? el muchacho le pone voluntad pero no pasa del básico espanich para turistas.
    Las chicas me entienden y Anna, la mayor se larga de a poco pero cuando sos la única en casa es mas difícil.
    Cuando mis padres vienen de visita el castellano de las chicas se acelera. Cuando ven dora the explorer le contestan felices. Yo las dejo, porque no quiero forzarlas, no quiero que odien el idioma por habérselo impuesto (insisto, otro gallo cantaría si fuéramos dos hablando en casa!). Con ellas hablo todo el tiempo en castizo, pero a veces tengo que usar el inglés, especialmente cuando hay mas involucrados en la conversación. Difícil el tema.
    gaby

    ResponderEliminar

Deja tu comentario aquí: